KRIES: "Viejos vientos novedosos desde Croacia"

Αυτό που δεν με σκοτώνει με κάνει πιο δυνατό
"
Beni öldürmeyen Beni güçlendiriyor"

"Lo que no me mata Me hace más fuerte"

Tot allò que no em mata Em fa més fort

Dimarts 27 de Desembre del 2011

Martes 27 de Diciembre del 201

Τρίτη
27 Δεκεμβρίου 2011
Salı
27 Aralık 2011
Terça-feira,27 de Dezembro de 2011
 
Utorak, 27. prosinca 2011

____IMATGE DEL DIA____
"2011..." (Il.lustració: Enric)
_KRIES:"Viejos vientos novedosos desde Croacia"__
(Foto:Martin Tursic)En los años noventa mis intereses musicales del centro, este y los balkanes europeos se centraba en bandas como las rumanas “Fanfare ciocărlia” y “Taraf de Haïdouks”, la bosnia “Mostar sevda reunion”, los sorprendentes macedonios “Anastasia” y esa banda sonora de “Before the rain” que nos dejó mirando fijamente hacia el lago Ohrid o el excelente (y todavía hoy icono) kavalista búlgaro “Theodosii Spassov” pero algunas zonas eran, cuanto menos, paradignmaticamente “inexistentes” en ese panorama que parecía prescindir de cualquier información o pista que nos pudiera llevar a paises como Eslovenia, Albania o Croacia... y, la verdad, pensé que no nos lo podíamos permitir!!!!
Así que, por cauces más que peculiares (y eso no ahora viene al caso...) conseguí hacerme con algunas novedades como las excentricidades industriales de gente como los “Laibach” que, desde una Eslovenia floreciente, ofrecían una visión “de fundición” que poco cuadraría con esa Lubliana que poco después visité; tocaba con la punta de mis dedos el intenso aroma de los ramalazos gitanos del trompetear incesante de Boban Marković (que llegaban desde una Serbia más que observada) y las (mis) primeras notas embriagadoras de Giorgos Ntalaras, de Goran Bregović, y de los Legen, la formación que parió Mojmir Novaković en una Croacia emergente y que desde el primer instante, desde el primer corte de ese disco titulado “Paunov ples” (La danza del pavo real) quedó grapado a mi alma de explorador musical.Profunda, arraigada y “tremenda” percusión que manda en esa banda excelente, Legen, que perdí de vista inmediatamente a pesar de ser una de las bandas sonoras habituales en mi dulce hogar. Sonaban entonces los Legen, sonaba el “Beyond the frontiers” de Spassov, sonaban diariamente los berlineses Dissidenten, sonaba la checa Ida Kelarová... pero perdí la pista de esos croatas magníficos, de su vigor aplastante, de aquel sonido que, como la infusión de una hierva mala, se había apoderado de mi voluntad hasta el punto de hacerme pensar en desviar mi camino en ese viaje en “carro” programado hacia las ulteriores tierras de la Galizia polaca (fronterizas con una Ukrania para mi hasta entonces enigmática) para incurrir, en plan Sherlock Holmes, a saber algo más de aquellos tipos que llegaron con un solo repetitivo de lo que intuí era una zurna en el exordio de Paunov ples, “Veseli se”.Pasó el tiempo como un pajarraco infame y me centré en otros “quehaceres” musicales. Mis piernas me llevaron a Turquía, al centro de Europa, a una Francia árabe que palpitaba, a una Barcelona mía que no cejaba y se estaba gestando en la cosmopolita y caotica mezcla de hoy... hasta que, por cauces que, como suele pasar, no viene al caso, me llegan nuevas desde Croacia: los Legen ya no son pero una banda nueva ha salido del cascarón que ese tipo inquieto y genial que es Mojmir Novaković ha tenido a bien regalarnos. Llega de nuevo la Croacia intensa, la Croacia Mediterránea, la Croacia de la fabrica, del pastoreo y el queso que verdea, del “electro ethno” que asomaba las narices en 2004 desde un doble CD bautizado como “Ivo i Mara” y que reemprendía la senda que dejé tras las barreras del “check point” en un Letnye , Letinja, Letina, protegido por los soldaditos de la ONU y el regusto amargante de una sopa de setas de Becsehely en un casón de madera bajo la pedregada de Septiembre...
llegó Kries...


(Foto:balkanfever.at)
En diciembre de 2008, como un “bien de Dios“ aparecerá este disco que hoy manejo, entre mis dedos, como un „tashbih“ lindo y transmisor de pasión y cultura. Kocijani ofrece al caminante de las ondas un perfume profundamente balkanico donde instrumentos como el kaval o o la lijerica se suman a ambientes electrónicos y la voz magnífica de pope ortodoxo que Mojmir sabe ejecutar en temas de hipnótico alimento.
Así, Kocijani es, hoy por hoy, algo más que el último trabajo de Kries, es, sin duda alguna, la banda sonora de casa y el recuerdo imperturbable de un viaje que dejó huella, es, en definitiva, uno de los emjores álbumes de música balkánica de los que por aquí y allá podáis saborear.
Kries son:

Mojmir Novaković: Vocal
Ivo Letunić: Lijerica (algo parecido al Kemence y a la Lira cretense)

Andor Vegh: Dvojnice (flauta doble de madera), Gaitas, Flautas, Kaval
Martin Swan: Violín
Krešimir Oreški: Tapan, Davul, Percussión
Erol Zejnilović: Guitar
ras acústica y eléctrica
Konrad Lovrenčić: Bajo electrico
Ivan Levačić: Batería


Os dejo con el tema “Čuj Marice“ (Escucha María) que creo es representativo del buen hacer de esta banda que pasa como un buen vodka, como un humillo intenso y vívido que os reconfortará.
A Kries hay que escucharlos para amarlos... hay que perseverar en ellos !!!!
...