LAS TAPAS DE LA BOSPHORUS TAVERN: "KEFTA CON LANGOSTINOS EN SALSA DE VERMUT"

"Αυτό που δεν με σκοτώνει με κάνει πιο δυνατό"
"Beni öldürmeyen Beni güçlendiriyor"

"Lo que no me mata Me hace más fuerte"

Tot allò que no em mata Em fa més fort


Dimecres 1 de Juny del 2011

Miércoles 1 de Junio del 2011

Τετάρτη 1 Ιουνίου 2011

1 Haziran 2011 Çarşamba

Quarta-feira 27 de Junho de 2011


___IMATGE DEL DIA___
"la Popoli" (Il.lustració: Enric)
...

_Kefta con langostinos
en salsa de vermut
ca'Bosphorus Tavern
_
("الكفتة المطبوخة مع الجمبري و الفرمت الأسود")
La de hoy una receta fácil pero que precisa de un cierto tiempo (y de una cierta calma) para su elaboración. Son las kefta, las hermanas carnales de nuestras albóndigas que se preparan en todo el mundo árabe así como, en sus distintas variantes, en toda la vertiente mediterránea.

Encontramos una infinidad de maneras de referirnos a eso que, en principio, sería la simpleza total: una bola de carne o pescado aderezada con especias y finalmente frita, estofada o asada. Son los
"qofte" albaneses y esos deliciosos "köfte" turcos, las "кюфте" búgaras y las "κεφτεδες" griegas. Se preparan de mil y una maneras y pueden servirse como plato principal o en una ración pequeña, léase una tapa como la que hoy os presentamos desde la Bosphorus Tavern.

La palabra albóndiga, según rezan en el RAE proviene del vocablo griego
"κάρυον" que significa nuez. Esta palabra, parece ser, tras pasar por el cedazo de la historia, desembocaría hacia la árabe "بندق" (avellana) que, por lo que parece pretendería fijarse más en la forma esférica del la receta más que en un fruto determinado (ya que una avellana no es una (جوز) nuez !). Hay que decir que las kefta pueden también encontrarse en forma alargada y ensartadas a modo de pincho en una brocheta y, de esta manera, asadas sobre la parrilla o la plancha.

Así, están estos kefta, köfte, kafta, kofteh... de la Bosphorus Tavern preparados con carne de pollo (aunque se podrían elaborar con carne de cordero, ternera o cerdo) y beben de aquello que en nuestras costas es, casi podríamos decir, una religión y un credo al cual no estamos dispuestos a renunciar. Me refiero a lo que, por extensión del nombre de la bebida francesa (el Vermouth) se viene en llamar por estos lares a un cierto tapeo en las terrazas de bares que sirven, además de ese Cinzano con sifón, toda una variedad de platillos y degustaciones en miniatura de recetas elaboradas como los callos, las ensaladillas o, porqué no, una ricas albóndigas en salsa. Son de esta manera nuestras albóndigas un vermú al cuadrado pues, cocinadas y aromatizadas con este líquido elemento (el vermut negro casero y de bodega) se servirán a modo de mezze o tapa frente a una gran jarra de cerveza, un vinito fresco o, bueno, ese vermut que no puede faltar en nuestros bares y terrazas.
Nosotros proponemos y, si lo deseáis, vosotros juzgaréis el resultado.
Sin más, vamos al "tajo" y preparemos esas "الكفتة المطبوخة مع الجمب
ري و الفرمت الأسود", nuestras "Keftas cocidas con langostinos y salsa de vermut negro".
...
___INGREDIENTES___
__Para las Kefta__
½ Kg de carne picada de pollo

Un par de rebanadas de pan seco

Un vaso de leche

Harina

Sal

1 Huevo

2 o 3 dientes de Ajo

Un ramillete de Perejil fresco

50 gr. de Sémola fina de trigo

Langostinos frescos

__Para la Salsa__
2 Zanahorias

1 Puerro

3 Cebolletas

1 diente de Ajo

Pimienta negra en grano

Algo de Cúrcuma

1/2 litro de Vermut negro de barril (de bodega)
Aceite de oliva virgen

___PREPARACIÓN___
1/ En primer lugar pondremos las rebanadas de pan seco (de un par de días) a remojo con leche.
2/ En una fuente honda dispondremos la carne picada junto al pan escurrido y desmenuzado (y que habremos dejado previamente empaparse de leche durante diez minutos), el huevo entero, los dientes de ajos machacados, algo de sal y de pimienta molida y una buena cantidad de perejil picado.

3/ Amasaremos todo bien y a poder ser con las manos que, naturalmente, deben estar muy limpias.

4/ Ahora incorporaremos la sémola de trigo junto a una cucharada de aceite de oliva y mezclaremos todo nuevamente con una cuchara de madera.
5/ Tamizaremos la harina e iremos formando, con las manos, bolas de carne del tamaño de un huevo pequeño. Estas podemos aplastarlas un poco o hacerlas con una forma más alargada (cada maestrillo tendrá su librillo y sus gustos). Pasaremos por la harina, una a una, nuestras albóndigas o keftas rebozándolas bien.
6/ Reservaremos en un lugar fresco mientras ponemos en marcha la salsa que las contendrá.
7/ En una cazuela que debe tener, al menos, cuatro dedos de altura, doraremos el diente de ajo laminado.

8/ Justo cuando el ajo comience a tomar color incorporaremos las cebolletas cortadas en “brunoise” (en pedazos pequeños pero sin picar menudo), pondremos un poco de sal y los granos de pimienta negra y dejaremos pochar a fuego suave hasta que se ablanden tomando una apariencia semitransparente.
9/ Cortaremos el puerro en rodajas y lo añadiremos a la cazuela. Dejaremos que se cocine y ablande como la cebolleta.
10/ Mientras las verduras “sudan” retomaremos nuestras bolas de kefta y las freiremos en sartén con aceite de oliva caliente. Es importante que el aceite no esté excesivamente caliente para que podamos dorar las albóndigas uniformemente sin que se nos quemen por ningún lado. Después las pondremos sobre papel absorbente para que "dejen" todo el aceite sobrante.
11/ Ha llegado el momento de añadir las zanahorias que previamente hemos cortado en daditos. Dejaremos cocinar a fuego suave hasta que se ablanden.
12/ Cuando las verduras estén bien pochadas y blandas vamos a volcar el vermut negro sobre ellas y dejaremos cocinar a fuego suave para que se evapore todo el alcohol que contenga.
13/ Freiremos los langostinos y reservaremos sobre papel absorbente.
14/ Nuestro guiso ya no tiene ni pizca de alcohol y las verduras están muy cocinadas. En este punto apartaremos la cazuela del fuego, espolvorearemos con esa cucharada de cúrcuma y, ayudándonos con una batidora eléctrica, trituraremos a conciencia todo su contenido.
15/ Debemos ser concienzudos a la hora de triturar para que después, cuando pasemos la salsa por un colador no se nos quede toda en él (aunque podríamos dejarla tal como está y esta sería más “rústica”).

16/ Llevamos de regreso a la cazuela nuestra salsa e incluimos los keftas ya fríos.
17/ Añadimos un poco de perejil picado y vamos a dejarlo cocinarse todo junto a fuego muy bajo durante una hora.

18/ Transcurrida esa hora de “chup-chup” a fuego lento la salsa habrá reducido y espesado y las albóndigas se habrán cocinado completamente y absorvido los sabores “Bosphorus” del vermut y la cúrcuma justo hasta su núcleo. Es el momento de integrar en el guiso los langostinos fritos.
19/ Ahora apagaremos el fuego y dejaremos templar todo junto.
Podemos servir raciones que deben de llegar bien calientes a la mesa, en cazuelas de barro individuales y que contengan, por ejemplo, cuatro keftas y un langostino por persona. Además debemos asegurarnos siempre de que estas queden bien salseados y de que nunca falte un buen pan para poder “mojar” sin piedad.

I bon profit a tothom !
...

2 comentaris:

ηκούκλαδεθέλει ha dit...

Bon Vespre Enric
Esta es otra de tus recetas que estoy deseando probar!!! Ahora me comería un platito con un buen vinito blanco...hmm deben estar buenísimas...
Gracias por las recetas. Está tan bien explicado que parece todo superfácil de hacer.
Un abrazo grande desde el otro lado del mar.

ENRIC ha dit...

Bona vesprà Maria !

Gracias por tus amables palabras que son agua de oasis muy revitalizadora en este pequeño desierto "bosphorense".
Me alegro de que las recetas puedan sele últil a alguien y, muy especialmente si lo son para ti.

Lo del vinito blanco me ha llegado al alma y, bueno, creo que sería una excelente elección, por ejemplo, un Marfil de Alella o, incluso, si me apuras un tintazo como el “Manto Negro” de “Vins Ca Sa Padrina”, de Binissalem... ¿qué opinas tú al respecto?.

Una de estas tapitas, si se degustan en buena compañía y, si la autoridad competente lo permite, sentaditos en una terraza frente al mar este que nos tien locos, pues eso, bastante bien. Y oye, ánimo con la receta que pronto voy a probar con algunas otras de por allá, de las hermosas Baleares. Veremos que tal se nos da ¿o.k?

Que nada, que un a brazo grandote y hasta la próxima !!

P.S. POr favor maria, cuídame ese lado del mar que "los malos" acechan por todas partes y si nos despistamos nos lo asesinan. Yo haré lo propio por estos lares que, de malos e incivicos tampoco faltan !!!