Mohammed M'rabet: "La oralidad genial"

"Αυτό που δεν με σκοτώνει με κάνει πιο δυνατό"
"Beni öldürmeyen Beni güçlendiriyor"
"Lo que no me mata Me hace más fuerte"
Tot allò que no em mata Em fa més fort
Dimecres 17 de Novembre del 2010
Miércoles 17 de de Noviembre del 2010
Τετάρτη 17 Νοεμβρίου 2010
17 Kasım 2010 Çarşamba
Quarta-feira 17 de Novembro de 2010

__IMATGE DEL DIA__ "L'homme chat" (Il.lustració: Enric)
Si hace llorar por muerto muy honrado,
más lo merecería el que está vivo.
Raro es tanto llorar por un difunto,
y no por el que mata injustamente”.

Ibn Hamz de Córdoba
(El collar de la Paloma) 994-1063 D.C.
_Mohammed M'rabet:"La Oralidad genial"_
Recién releído “Por un puñado de pelos”, el primer texto publicado por Muhammad M'rabet y Paul Bowles me veo en la necesidad perentoria de “publicitar” y piropear ante el respetable lector bosphoriano las virtudes de esta prosa vivaz y entretenida que, sin faltar a una calidad literaria que es más que valiosa, nos aporta este cocktail tan agradecido de beber y degustar. Un poco de tradición norteafricana, con sus peculiaridades de zoco y brujería, de pelos que son materia prima para en encantamiento o el mal de ojo. Otro tanto de ambiente cosmopolita en un Tánger que bebe de occidente mientras conserva el exotismo rudo de los olores en sus angostas callejuelas de la kashbah y el tejemaneje de los vendedores, de los manguis y de las putas en ese “off the record” plausible unicamente para aquellos que saben navegar por el lado salvaje y oscuro de sus vidas.
Creo, sin demasiado temor a patinar, que las lecturas de M'rabet (que son cuentos contados a viva voz) no defraudarán a los lectores de literatura contemporánea que estén interesados en ese choque “suave” de culturas entre España y Marruecos. Pienso también que de las palabras del cuentista (al fin un embaucador que nos llevará a creer fehacientemente en lo invisible o en lo inexistente) se extrae el verdadero hecho literario y que, antes que la pluma, antes que el qalam o el grafito, el hombre se regaló historias inventadas para endulzar las tardes de café y de tertulia y, por eso, simplemente por eso, será para mi ese cuentista, el relator, el liante la simiente del escritor, del novelista o literato. Creador al fin de esa amalgama de sones que, página tras página, nos seduce con su elocuencia.
Lean a Mohammed M'rabet y no se arrepentirán. Lean a M'rabet y un pedazo de oralidad enriquecedora quedará, para siempre, en el más recondito rincón de sus mentes.
Ea! Sea!
Considerado uno de los grandes narradores orales (cuentistas) de Marruecos nace Mrabet en 1936 en la ciudad norteafricana de Tánger solamente unos meses antes del terrible estallido de la guerra civil española y a escasos cuatro años de que la ciudad fuera ocupada por las fuerzas del dictador Franco.
Debido a su analfabetismo Muhammad no escribía y sus espléndidas historias, a las que él llama "ijrifate" ( ¿vendrá tal vez del la raíz “خرف” y de esta “خرافة” -cuento de vieja, fábula, leyenda...-?...agradeceré cualquier corrección o idea al respecto...) fascinarían de tal modo al gran escritor neoyorquino Paul Bowles -que se trasladó ya definitivamente a Tánger en 1947- que este decidió escucharlas y transcribirlas para evitar que tal cantidad de textos “flotantes” se esfumaran como el humo de las narguilas (o de los canutos de kif!).

Es autor de una quincena de libros y su obra está ampliamente difundida en Francia, Alemania, y los EEUU. Al igual que sucediera con Mohamed Shukri (al cual ya dedicamos un post en Bosphorus) su obra refleja factores de su vivencias tangerinas, de sus correrías por el “lado salvaje de la vida” (claro está, con el permiso de Lou!). Así, orador y personajes vivirán el centelleante cosmopolitismo de ciertos ambientes así como los excesos de una juventud un tanto descarriada en la gran ciudad portuaria.Como Shukri conocerá la pobreza y el desempleo en la adolescencia y llegará a trabajar de conductor, pescador, asistente y cocinero y, joven atlético y vital, a ser campeón nacional de boxeo en Marruecos.
La historia de Mohammed M'rabet no se entendería (tal vez “no existiría”) sin esa coincidencia con Paul Bowles (aunque llegaría a conocer bien a otros intelectuales en busca de “nuevos horizontes” como Burroughs, Henry Miller o Truman Capote) del que fue criado, guardaespaldas, chófer y amante y que, a su vez, recibiría como contrapartida la calidad exquisita y fructífera de las transcripciones de sus textos dictados en lengua dialectal bereber de la tribu Beni Ouraaghil, originaria de las montañas de Rif, entre Tánger y Tetuán.


Paul Bowles enfermó gravemente y el 18 de Noviembre de 1999 morirá en Tánger. De esta manera se diluye la magia que entre ambos había hecho aflorar toda aquella belleza literaria y, tristemente, Mrabet queda en un cierto desamparo, también económico. Pero desde entonces el artista, haciendo gala de su creatividad nada desdeñable, sorprenderá también al público con su más que interesante obra pictórica.Hay que decir que después de leer algunas de sus obras uno siente no haber estado allí, en esos bares donde el aroma de la hierbabuena y el té candente se mezclaba con el del güisqui de contrabando y ese dulzor suave que el buen hashish desprende. Uno lamenta no haber vivido las aventuras un tanto sórdidas en los callejones angostos de la medina tangerina, no haber paseado nas nocturnidades pecaminosas del puerto y sus tugurios. Y lamenta, sobretodo, no haber tenido la ocasión de escuchar, de viva voz, los “cuentos” de Mrabet que ensortijaron las miradas de lectores ávidos de literatura y ensueño, de fantasía y alucinantes historias, del fruto que nos demuestra como en el más oculto de los rincones y el más improbable de los individuos se esconde, como una joya en bruto, un excelente músico, un buen escritor o, como Mohammed Mrabet, la encarnación en mayúsculas del narrador, al más puro estilo oriental, como en "ألف ليلة وليلة" (Las mil y una noches) o igual que que en una de esas fábulas excelsas que un hombre viejo, apenas significado, nos regalará al pasear abstraído por la magnífica plaza de “جامع الفناء ” Djema'a Al fna'a en Marrakesh.

Algunos de sus libros:
"Pour l'amour de quelques cheveux" /Amor por un puñado de pelos, publicado en 1967. “Look and Move” 1976: Obra autobiográfica en la que cuenta su vida por las calles de Tánger, el consumo de kif, el sexo, su contacto con los americanos y el encuentro con Paul y Jane Bowles que cambiaría definitivamente su destino.


"M'Haschich": Diez cuentos que toman como punto de partida las experiencias con el hashísh; transcritos por Bowles en 1969.
"Le Grand miroir" (El gran espejo): Transcrita al inglés por Paul Bowles en 1977 relata la historia de una pesadilla inventada por M'rabet.


"Cinco miradas" :Son cinco historias fantásticas que transcurren en Tánger y sus alrededores; contadas por Mrabet y transcritas al inglés por Bowles en 1979.

"Le Citron"(El limón)1969: Un niño expulsado de su casa se enfrenta a los peligros de la calle y que para olvidar la dureza de su vida se dedica a fumar kif.


"Le café de la plage"(1980)-(El café en la playa) .

Paralelo al camino existe otro camino (distinto)...


“En mi pueblo sin pretensión
tengo mala reputación,
haga lo que haga es igual
todo lo consideran mal.
Yo no pienso pues hacer ningún daño
Queriendo vivir fuera del rebaño”.

-Georges Brassens-

P.S. Quiero, desde aquí, aprovechar para solidarizarme con el sufrido, represaliado y torturado pueblo saharaui y, naturalmente, expresar mi más contundente rechazo a la política dictatorial del gobierno marroquí y de su rey. Abogo, como no puede ser de otra forma, por la libertad de los pueblos, por su derecho a la autodeterminación y a una vida digna. Quiero, también, pronunciarme en contra de la actitud (nefastas actitudes) de traición del gobierno español y de su dejadez histórica; en contra del desamparo cruel y del silencio, su silencio cómplice que está permitiendo que El Aiún sea hoy un infierno de injusticia y dolor.
Libertad para el Sahara Occidental Ya !!!
...