A Filetta: "Dolor Místico y Belleza"

"Αυτό που δεν με σκοτώνει με κάνει πιο δυνατό"
"Beni öldürmeyen Beni güçlendiriyor"
"Lo que no me mata Me hace más fuerte"
Tot allò que no em mata Em fa més fort
Diumenge 25 de Juliol del 2010
Domingo 26 de Julio del 2010
Κυριακή 25 Ιουλίου 201o
25 Temmuz 2010 Pazar
Domingo 25 de Julho de 2010

__IMATGE DEL DIA__
"השואה" (Il.lustració: Enric)
...

__A FILETTA:
“Dolor místico y belleza__

El septeto “A Filetta” (cuyo nombre hace referencia a un tipo de helecho que crece en la isla de Córcega) es un excelente grupo de música tradicional “Pulifunie” (polifónica) corsa formado en 1978 por Michel Frassati en la Balagne, una región costera situada en el noroeste de la isla.
Durante más de 30 años, A Filetta ha cantado polifonías tradicionales de marcado carácter espiritual pero también canciones propias que, con un fuerte acento corso, mantienen en muchos temas un aire modernizador de esos sonidos ancestrales que siempre han identificado el folclore de Córcega y, porqué no decirlo, en cierta manera, de toda la área Mediterránea (encontraremos cantos polifónicos también en Cerdeña (Elena Ledda, Tenores de Bitti), Sicilia (Tenores de Oniferi) y en algunos lugares de Italia, Francia y España (donde, por poner algún ejemplo, destaca el jondo, ciertos cantantes de jota aragonesa o valenciana o las tonadas asturianas de la excelsa Mariluz Cristóbal Caunedo...). Pero, si reflexionamos veremos claramente como la tradición vocal ha sido un paradigma de resistencia a la desaparición de las culturas minoritarias.
Desde el canto árabe a viva voz (y partamos de la musicalización de las recitaciones del Corán de algunos muecines), pasando por Grecia y los Balcanes (y sus emotivos cantos ortodoxos), Turquía (y los cantos sufíes) o la Bulgaria de extensa tradición coral y polifónica (recordemos aquí y ahora a las extraordinarias “Angelite”, internacionalmente conocidas como “El misterio de las voces búlgaras”);


también por Israel y ciertas interpretaciones del (קדוש) “Kadosh” (recordemos, por ejemplo, a la gran Ofra Haza) o la Mouth Music (música vocal) de irlandeses y Escoceses (Dolores Keane o la Bothy Band) y el canto de los marinos bretones (que fue tan bien representado por el cantante Arnaud Maisonneuve) podemos reconocernos todos partícipes de esta peculiar manera de sublevación ante el hecho de no tener acceso a los instrumentos musicales y, simplemente, crear música con nuestro cuerpo, con nuestras voces. Pero regresemos a A Filetta, nuestros invitados de hoy. Se considera que estos han sido uno de los primeros grupos corsos que decidieron abrirse paso a otras culturas y tratar, a parte de la tradición, pura y dura, temáticas de carácter social y foráneo en sus canciones.
Sus colaboraciones con creadores de otros ámbitos han sido exitosas y realmente interesantes. Así, han participado en bandas sonoras del compositor francés Bruno Coulais y también con el tándem formado por el prestigioso trompetista sardo Paolo Freso y el bandoneonista italiano
Daniele de Bonaventura para recrear el espectáculo “Místico Mediterráneo”.

Cabe remarcar sus composiciones e interpretaciones para la obra del coreógrafo belga de origen marroquí Sidi Larbi Cherkaoui. Como podréis catar en este video la mezcla que nos proponen estos artistas usando en escena marionetas de tamaño casi humano produce sensaciones especiales que, entre lo íntimo y lo metafísico, nos abren las puertas de un mundo de fantasía finalmente bien creíble.
De entre los grupos que se manejan con este difícil arte de las polifonías A Filetta puede que sea el más perfeccionista y el más original. En córcega existen una buena cantidad de formaciones de considerable importancia entre las que destaco Palatini, Terra, di Córcega, Alte Voce, Barbara Furtuna, Vaghjime, Soledonna, Canta u Populu Corsu e I Muvrini.



Unos se acercan al pop y recurren a la tradición del canto “Un capella” (solo con voces) solamente en ocasiones como I Muvrini ( y de los cuales hemos de hablar extensamente algún día). Otros han hecho el esfuerzo de asimilar sonidos de otras culturas sin dejar de darle un protagonismo indiscutible al canto corso (como las excelentes “Soledonna”, viejas conocidas de estas páginas). Hay quien ha volcado en sus cantos todos los esfuerzos para apoyar la transmisión del mensaje nacional e independentista del pueblo corso. Pero es en A Filetta donde encontramos una original manera de enfocar la tradición y doblegar la rigidez que suele acompañar a todo folclore para ofrecernos piezas extraordinarias que viven de un cierto misticismo, de la fuerza brutal de sus componentes y, cómo no, de letras interesantes y marcadamente enfocadas a emocionar, dar a conocer y regalarle al oyente algo más que una canción, algo más que un simple espectáculo, una absoluta experiencia vital.

(I Muvrini)

Escuchar a A Filetta por primera vez produce en el espectador una sensación de desconcierto. Siete hombres que, en principio, no van a desplazarse mucho por el escenario. Luz tenue y sonido in crescendo nacido de una nada que nos transporta a los rincones más fríos y apartados del templo, lugares de penumbra y reflejos de vela, aromas a incienso y ecos de piedra: rumores de oratorio fúnebre. De la nada a un todo reminiscente y aturdidor, de nabucos verdianos que llena los espacios de las bóvedas más inmensas, de criptas, tumbas subterráneas y celdas tapiadas. Sus gestos son elucubraciones faciales inductoras de la lágrima que lucha por liberarse... Las voces de cada uno de los “Filetta” se suma a la suma de un infinito de matices y colores para construir ese castillo en el aire, esa catedral mayúscula donde la vida y la muerte, bautizo y misa de difuntos, se aliarán en mezcolanza de belleza casi insoportable: nace el dolor de la belleza absoluta.

En su casi veintena de trabajos publicados podremos encontrar todo el abanico de posibilidades que la banda, de marcado carácter corso (de hecho cantan normalmente en esta, su lengua), nos ofrece pero verlos en directo (cosa que yo no he podido hacer todavía) será, sin duda, una experiencia inigualable. No es precisamente esta una formación que niegue al público ese placer y, como podréis ver en su página de MySpace, los conciertos que ofrecen son muchos y bien viajados. Así, veo por ejemplo y a primera vista, que preparan una extensa gira por Japón este agosto y septiembre aunque sus voces se han podido ya escuchar en multitud de países como Francia, Alemania, Polonia, Irlanda, Brasil,los Estados Bálticos, Bélgica, Italia, Austria ...


A Filetta son:
Jean-Claude Acquaviva (desde 1978)
* Paul Giansily (desde 1983)
* Jean-Luc Geronimi (desde 1994)
* José Filippi (desde 1984)
* Jean Sicurani (desde 1978)
* Maxime Vuillamier (desde 1989)
* Ceccè Acquaviva (desde 2005)

MEDITATE
(Primo Levi/Ghjuvan -Claudiu Acquaviva)

"Voi che siete sicuri
Nelle vostre tiepide case,
Voi che trovate tornando a sera
Il cibo caldo e visi amici
Considerate se questo è un uomo
Che lavora nel fango
Che non conosce pace
Che lotta per mezzo pane
Che muore per un si o per un no.
Considerate se questa è una donna
Senza capelli e senza nome
Senza più forza di ricordare
Vuoti gli occhi e freddo il grembo
Come una rana d'inverno.
Meditate che questo è stato :
Vi comando queste parole.
Scolpitele nel vostro cuore
Stando in casa andando per via,
Coricandovi alzandovi ;
Ripetetele ai vostri figli
O vi si sfaccia la casa
La malattia vi impedisca
I vostri nati torcano il viso da voi".



MEDITAD
"Vosotros que vivís seguros
En vuestras casas caldeadas
Los que os encontráis,al volver por la tarde,
La comida caliente y los rostros amigos:
Considerad si es un hombre
Quien trabaja en el fango
Quien no conoce la paz
Quien lucha por medio pan
Quien muere por un sí o por un no.
Considerad si es una mujer
Quien no tiene cabellos ni nombre
Sin fuerzas para recordar
Vacía la mirada y frío el regazo
Como una rana invernal.
Pensad que esto ha sucedido:
Os encomiendo estas palabras.
Grabadlas en vuestros corazones
Al estar en casa, al andar por la calle,
Al acostaros, al levantaros;
Repetídselas a vuestros hijos.
O que vuestra casa se derrumbe,
La enfermedad os imposibilite,
Vuestros descendientes os vuelvan el rostro".



3 comentaris:

Josafá Crisóstomo ha dit...

Caríssimo Enric,

Que post delicioso de ler e ouvir!
Achei curioso que ainda ontem eu estava conhecendo o trabalho de pintor búlgaro do XIX e XX, Vladimir Dimitrov e você acabou por falar nas famosas vozes búlgaras hoje mesmo por conta desses rapazes talentosos do sexteto. Interessante você dizer que escutá-los pela primeira vez provoca um desconcerto no ouvinte, por conta de soar como rumores de oratório fúnebre.
O que mais me agradou foi esse apelo transcendente.
Gostei tanto que fiz um link lá no meu blog para essa sua postagem.
O que é bom tem de ser divulgado. Eu sempre tenho essa reação diante do que me captura demaseadamente: quero que todos conheçam, desejo o mesmo para todos! Viva A Filetta! \o/
PS: Curti muito sua sugestão de fazer aquela prato com alho-poró, cenouras e batatas... O meu paladar está mais para os pratos vegetarianos. Muito bom...hummmm
De qualquer modo, devo fazer os peixinhos para os meus amiguinhos e familiares. ;-D

um grande abraço.
Saudades! ;-)

ENRIC ha dit...

Estimado amigo Jo,

Desde un principio darte las gracias por tu perseverancia y tu actitud positivista en esta casa a medio derrumbar, que es, a menudo, el refugio del lobo...
Reconozco con la frente bajada y la mirada pegada al asfalto que no conocía la obra de Vladimir Dimitrov. Naturalmente he estado fisgoneando por ahí y, vaya, es EXTRAORDINARIO !!! Algunas imágenes (y no sé exactamente porqué) me han conducido levitando, como por un pasillo en corriente de aire muy potente, hacia sensaciones “klimtianas”, al tacto frágil de panes de oro de Plovdiv y campos de Tracia donde, en pequeños castillos (hermosos), todavía resuena el silbido doble de un kaval o de una gaida. Gracias por la aportación impagable !

Ah! las trascendencias... aunque prefiero, siempre, las transparencias... los tules y las faldas de bailarinas exhibicionistas... los cristales traslúcidos... los ojos brillantes, incandescentes...
Pero sí, orar, cantar, susurrar, vociferar, estremecerse en el extremo de lo finiquitado, lo etéreo e insondable. La trascendencia de los insultos eternos. La verdad que esconden los besos que besan los pies de los Cristos en pequeñas iglesias de piedra milenaria, románica, mohosa memoria del los desmemoriados...

...me alegro de que estos corsos (y sus preciosos cordeles vocales, su armamento para el arte) de verde Filetta te hayan dado ese momento especial que detectamos que llegó cuando algo nos hace vibrar o tragar saliva (o nos excita las partes más púdicas de nuestro verdadero yo). Son una formación excelente, no hay dudas al respecto...

Nuevamente gracias por tu “propaganda” bloguera” y tu afición a querer y respetar lo que hago y de lo que hablo.

Un fuerte abrazo.

ENRIC ha dit...
L'autor ha eliminat aquest comentari.