Burton en el Islam

"Αυτό που δεν με σκοτώνει με κάνει πιο δυνατό"
"Beni öldürmeyen Beni güçlendiriyor"
"Lo que no me mata Me hace más fuerte"
Tot allò que no em mata Em fa més fort
Dimecres 26 de Maig del 2010
Miércoles 26 de Mayo del 2010
Τετάρτη 26 Μαΐου 201o
26 Mayıs 2010 Çarşamba
Quarta-feira 26 de Maio de 2010
___IMATGE DEL DIA___
"Λέανδρος" (Il.lustració:Enric)
"Colgantes velos se tienden entre la mujer en su estuche y los demás,que también tienen casas propias y propiedades.Incluso los pobres tienen sus casas,en las que congregan sus rostros cordiales,sólo lo que no cambia los separa".
Exórdio de “DESEO”
Elfriede Jelinek
...
__Fascinación por:
Sir Richard Francis Burton__
Retrato de Burton por Frederic Leighton (1875)

Regresa a mi el cíclico y reiterativo sentimiento que, al parecer, se hizo también dueño del alma aventurera y viva de curiosidades eruditas de Sir Richard Francis Burton.
Me amanezco con el ceño fruncido y salgo a las calles repetidas. Como Burton repaso, una por una, las razones que me separan, día tras día, de esta, mi cuna social. Plazas de insulsa carga volátil; calles donde el ruido es, al fina, solamente un hueco ruido (sin nueces). Miradas perdidas u obcecadas de la gente que habla mi lengua. Excitante aroma axilar de mujeres que llegan con el pan de torta tíbio y ataviadas, sin complejo alguno, a la manera de Nador o Tetuan: clientas asiduas de las pañolerías van tocadas con floreadas telas que despiden todavía efluvios de añoranza (al hanin... al hanin...).
Me amanezco, un día más, con esa cruz gamada en el portón de la mezquita...Y no puedo evitar sentir, como Burton, como Lawrence, la necesidad perentoria de escapar de esta asepsia, de este mundo en proceso de descomposición. Y añoro, yo también, las aldeas polvorientas y la sequedad laringal, la ceguera transitoria tras el fogonazo de luz intensa y vívida, las pestes humanas y animales, los perfumes, esencias, aceites y especias: lo orgánico en permanente estado de evolución e involución me llama alejándome, como en otrora, de las aguas depuradas, las sutilezas absurdas y esa artificialidad que nos está ganando la partida.

De esta fascinación (apunto, según el excelente libro de Maxime Rodinson) por el Islam, por el mundo árabe y las sociedades musulmanas nació, también, el interés por aquellos hombres que intentaron vivirlas para comprenderlas. Así, Burton, como Lawrence (de este hablaremos en otra ocasión pues merece mesa y mantel aparte) pasan a ser un referente en mi imaginario, no solamente como modesto viajero sino, también, como figuras ejemplares (más Burton que Lawrence) de lo que el viaje, en su faceta más extravagantemente enfrentada a lo pueril, represanta y ha representado para mi. De esta manera Burton y su alter ego Mirza Abdullah enfocan el hecho, pienso que primordial, del “camuflaje” o, mejor dicho, del atuendo simbiótico que le permitirá mezclarse con los nativos de manera espectacularmente sugerente. Juan Goytisolo, en su interesante libro “Crónicas Sarracinas” explica al respecto:”Este amor al disfraz -el hecho de mudar a menudo de personaje en el “escenario oriental”- descubría sin duda una ambigüedad en sus relaciones con los demás de la que no era plenamente consciente”.
De esta manera y, coincidiendo con una visión poco alentadora y más bien pesimista (creo que fué Truffaut quien denominó al pesimista como un realista experimentado) de nuestras sociedades occidentales, me veo hoy, a pesar de los pesares y de las “habladurías” estadísticas que, por parte de indocumentados han llevado a ofrecer, pública e impúdicamente, una imagen depauperada y casi miserable de las gentes que nos llegan desde países musulmanes, declarándome, hoy también, amante de estas ramas a menudo ruralizadas (gorra bien calzada, pantalón de pana sucio hasta las postrimerías, desaliño generalizado y olores corporales intensos) del comportamiento humano y que, a menudo, demuestran una sencillez más digna e irreprochable que la del autóctono, encerrado en su cajita de marfil narcisista y estúpidamente crítica de lo que no llega a comprender.
Para mayor fascinación y apego al personaje Juan Goytisolo abunda en el tema qu nos ocupa:”Huyendo del trato de los militares y funcionarios de su país , procura mezclarse enseguida con los asiaticos, aprede sus leguas, sigue sus normas y costumbres, evita la distancia que crea el uniforme, se acomoda a unas relaciones llanas y directas, rehusa las ventajas del sahib*”.

المسجدالحرام ليلا (Foto: Postal adquirida en el IMA)

Goytisolo describe tan bién a Burton como “soldado, lingüista (digamos aquí que llegó a dominar veintinueve lenguas y algunos dialectos), erudito, explorador y descubridor (en 1853 visitó la Meca y los lugares santos del Islam, en 1854 el viaje a Harar que tan bien se recrea en “Primeros pasos al Este de África” y en 1856, con Speke, llegaría a los Grandes Lagos y a las Fuentes de Nilo), poeta (y también traductor de “ألف ليلة وليلة ”-Las mil y una noches- y Kamasutra), autor y benefactor de la ciencia”.

Creo que no es difícil sentir una atracción inmensa por este personaje que, por otro lado, mantiene en las tinieblas ciertas dudas acerca de sus experiencias paidófilas y de sus devaneos escandalosos con concubinas egipcias o en los burdeles indios o africanos. Es de rigor apuntar que la fascinación que podamos sentir por este u otro gran personaje no nos obliga, ciertamente, a identificarnos, absolutamente, con todos sus ademanes pero, si quiero dejar claro que, desde mi punto de vista, esa “implicación” máxima, esa actitud de “no renuncia” a nada que pudiera ofrecerle un nimio conocimiento, digámosle antropológico, de tal o cual faceta en este mundo oscuro no inclinaría la balanza hacia un signo de admiración y perplejidad que podría, llegado el caso, justificar ciertas actitudes. Nada estaría más lejano de mis intenciones.

De todas maneras (de las que sea) no quiero dejar escapar la ocasión para animaros a leer acerca de este hombre que escribió de forma clarividente unas pautas básicas para acomodarse entre "los otros" en Primeros pasos en el Este de África:“Debes desechar todos tus prejuicios y durante un tiempo olvidar tus modos europeos en favor de la corrección india, el refinamiento persa, la cortesía árabe o la dignidad turca”. único y de su obra importantísima.Recuerdo a los mendigos y ciegos (tan protagonistas de las obras de Nagib Mahfuz) del mundo árabe. Recuerdo la miseria exterior y la dignidad que el Islam, en la mezquita o en la calle, concede al creyente (recordemos el زكاة -zakat-). Y pienso ahora en el terror de la pobreza que nos acecha, acuciante y novedosa (pues se ejerce, sin duda, un ninguneo absolutamente inhumano con la pobreza -así como de la locura...- en nuestras sociedades occidentales del siglo XXI) que, tal vez, se finte con más rédito desde la espiritualidad de esos que salen de la mezquita o iglesia con la intención de haberle aportado a todo esto un cierto sentido, una cierta explicación plausible . Me encanta esta parte (con la que termino) donde Goytisolo subraya magistralmente al respecto: “...imágenes de horror que persiguen hoy al turista, después de unas pocas horas de vuelo, al alejarse de un mundo entumecido por su prosperidad artificial. Ciertamente, el Islam, como ha visto muy bien Rodinson, otorga a la pobreza una dignidad casi sagrada y crea deberes hacia ella, que elevan al indigente a una especie de trono ideal”.
_Sir Richard genuflexo_

"De frente, sentados como árboles,
hablan asonantes en poesía.
Reconocen la mirada redonda de los niños,
las manos ajadas de los viejos y,
como atrapando un poco de vida,
el frágil recuerdo, laud tañedor de los días.

Bebían vino y fumaban pipa,
como poetas muertos entre los libros.


Rompieron olas que sin quererlo
botaron naves que jamás zarparon.

Gotas de escasa lluvia
sobre las aguas del Nilo...
Sir Richard Francis Burton, como un apéndice,
quedó genuflexo ante la qibla,
en la mezquita de Sheikh Othman.


Los poetas perdían su coraza y, desnudos,
fueron almas despellejadas
para el vacío en la mirada vana
de los perros locos.

Yacían bajo el roble centenario,
sentados como hombres del caravasar.


Bebían los camellos
y un borracho, poseso por el ansia,
plantó la botella vacía,
como si fuera un cactus, en la arena.

A Burton le pareció reconocer,
entre sus sudores,
el aroma vaginal y prohibido del harén.


Los poetas dejaron escapar dunas
y neblinas del desasosiego.

La muerte, como un ave blanca,
se posó en sus cuerpos
y enroscándose en las alas
viajó hacia poéticos sueños.


Poesía, verdad oculta,
perturbadora y asesina,
predicadora en desiertos inmensos,
donde nimia es la voz.

Poesía o la prosa de Burton.
Endémico mal en la pasión incurable
de la maldad admirada
y la cobijada envidia".

Text. Enric
Richard Francis Burton
“Primeros pasos en el este de África, Expedición a la ciudad prohibida de Harar".
Editorial Lerna, Barcelona - 1ª edición mayo 1987, 352 pag.

Reeditado por de. Laertes.

También muy interesante, para regodearse con la historia de Burton, el film "Mountains of the Moon"(Las montañas de la luna) que recrea la expedición que Burton realizó en 1850 junto al teniente John Hanning Speke en nombre del Imperio Británico de la Reina Victoria y que les llevaría hasta las fuentes del Nilo.

...

3 comentaris:

Josafá Crisóstomo ha dit...

Enric,

Que magnífica é a sua verve de escritor quando você se fala de um tema que lhe inspira, lhe você admira!
Com certeza essa personagem é fascinante. Lembrou-me um livro que eu li no qual Flaubert também contava sua experiência durante uma viagem ao oriente, também no XIX.
Tão admirável esses viajantes europeus desse período quando as condições para viajar eram muito mais viscerais, não é mesmo?
Emocionou-me em especial a passagem em que você fala da pobreza, do relato da experiência de como os orientais veem essa condição humana.
Eu por esses dias tive um momento absolutamente epifânico com um mendicante na porta de um caixa eletrônica na Avenida Paulista, o centro financeiro de São Paulo. Havia um morador de rua na porta do banco, sentado e de cabeça baixa. Eu toquei no seu ombro e lhe estendi uma nota de R$2,00 (dois reais, que equivale, mais ou menos, a um dólar - acredite: era tudo o que eu tinha naquele momento...) e ele levantou a cabeça olhou-me nos meus olhos e abriu um sorriso tão sincero e disse um Obrigado! tão verdadeiro que ao deixá-lo eu cai em pranto: fiquei chorando de soluçar, pareceu-me verdadeiramente que eu havia entendido qualquer coisa (e que não posso ainda por em palavras) acerca dessa magnitude "de la espiritualidad de esos que salen de la mezquita o iglesia con la intención de haberle aportado a todo esto un cierto sentido, una cierta explicación plausible."
Ah, continuo rezando para que a compaixão possa suavizar a amargura no sofrimento que possam estar vivendo aí ao seu redor.
um grande abraço

Νίκος-Εμμανουήλ ha dit...

Kalispera, Enric!

Mereció la pena la espera si el resultado es este post excelente sobre la figura de Richard Francis Burton (que desconocía absolutamente). Es ciertamente imprescindible conocer al otro de igual a igual, acercarse a su casa y compartir y vivir según sus costumbres. Cuanto mejor si la cultura y la tradición del otro tienen (todavía) en alta estima palabras como hospitalidad y pobreza. Pobres, sí, pobres sociedades aquellas en que se ignora a la pobreza y no se la mira de frente (tal como hizo nuestro amigo Josafá en su relato que me ha emocionado), porque le pobreza real es esa, la de vivir, como muy bien dice Goytisolo, en un mundo entumecido por su prosperidad artificial. ¡Qué definición tan exacta para nuestra sociedad y nuestro tiempo!

Felicidades por el post y un abrazo porque sí... Y otro abrazo, más fuerte si cabe, para que lo des de mi parte a quienes contigo atraviesan esa tempestad aterradora. Aprovecha los momentos en que tímidamente, entre nube y nube, se asoma el sol.

Te pienso mucho.
Un abrazo

ENRIC ha dit...

Josafá y Nikos-Emmanuel,

No me cansaré de daros, amigos Josafá Y Nikos, las más sentidas gracias y el esfuerzo que supone comentar en este blog un tanto "manco".
Soy consciente de que mis contestaciones son cortas, poco reflexionadas, sin apenas contenidos. Espero que me disculpési porque, de verdad, no tengo demasiado tiempo para casi nada.
Espero que pronto las cosas se normalicen, a menos un poco, y podamos debatir e intecambiar comentarios como es debido.

De momento solamente un GRACIAS mayúsculo para los dos.

Y un abrazo sincero amigos !!