SOLIDARIDAD CON LOS CAMARADAS DE TEKEL: “Porque los desposeídos tienen un mundo que ganar”

"Αυτό που δεν με σκοτώνει με κάνει πιο δυνατό"
"Beni öldürmeyen Beni güçlendiriyor"
"Lo que no me mata Me hace más fuerte"
Tot allò que no em mata Em fa més fort
Diumenge 14 de Febrer del 2010
Domingo 14 de Febrero del 2010
Κυριακή 14 Φεβρουαρίου 2010
14 Şubat 2010 Pazar
Domingo 14 Fevreiro de 2010
___IMATGE DEL DIA___
"Yağmurlu gecede Firuz Ağa Camisi" (Il.lustració: Enric)

_SOLIDARIDAD CON TEKEL_
"Los desposeídos tienen un mundo que ganar"
(Karl marx)
Sirvan estas letras para mostrar nuestra solidaridad con los trabajadores de Tekel y, naturalmente, hacia todos los trabajadores explotados de Turquía y del mundo entero (entre los que me encuentro). Así mismo, emplazo a todos aquellos que, formando parte de sindicatos, partidos políticos u organizaciones sociales o cívicas, desde su libertad, quieran dar apoyo a los compañeros de Tekel para que no duden en ponerse en contacto con Sendika.org, con el sindicato Türk-İş o al correo : bilgi@sendika.org para dar muestras de ello.
Esta es una lucha para la libertad y por los derechos de la clase obrera,
Adelante camaradas !!!

“Una cita que circula por Turquía explica que uno de los trabajadores de Tekel declaró que antes de 15 de diciembre no era más que una persona que rezaba cinco veces al día; ahora es un trabajador que es cinco veces comunista !”

El siguiente texto fue publicado en Sendika.org el 30 de enero del 2010 para denunciar la vergonzante situación de 12.000 trabajadores de la compañía pública Tekel que está siendo provatizada por el gobierno turco del primer ministro Tayyip Erdoğan y su Partido de la Justicia y el Desarrollo:

La resistencia de los 12.000 trabajadores de TEKEL: Re-Despertar del proletariado en Turquía

Por Erinç Yeldan (Universidad de Bilkent) 30 de enero 2010

"Un espectro se cierne sobre Turquía, el fantasma del proletariado"...
Estas son las palabras transmitidas de oreja a oreja en Ankara, la capital de Turquía, desde el 15 de diciembre del 2009. Desde ese día, a pesar del intenso frío, las malas condiciones de la vida en la calle, y la brutal agresión que supone de la decisión del gobierno del AKP (Adalet ve Kalkınma Partisi /Partido de la Justicia y el Desarrollo) y de su líder, Tayyip Erdoğan, los trabajadores de TEKEL (la empresa pública productora de cigarrillos, tabaco, alcohol y bebidas espirituosas recientemente privatizada) habían tomado las calles del distrito principal de Ankara como centro para la resistencia. Los trabajadores han estado turnándose día y noche para dedicarse a la resistencia y han recibido un apoyo enorme desde todas las partes de Turquía, lde os ciudadanos civiles, los estudiantes universitarios y de trabajadores de otras organizaciones sindicales ... El apoyo nacional a su causa se ha extendido hacia las fronteras internacionales y está asumiendo escenarios no tradicionales para la solidaridad, como muestran pancartas de apoyo en los estadios de fútbol europeo durante los juegos del fin de semana de enero 30-31. Lo que desencadenó la resistencia fue la decisión del gobierno del PAK de vetar los contratos vigentes de los trabajadores y obligarlos a aceptar una parte de las condiciones de tiempo con pérdida significativa de la remuneración y derechos sociales. El nuevo contrato propuesto se conoce con su código de identificación: el 4-C. Los contratos 4-C fueron formuladas por el gobierno como una solución provisional a la oferta de empleo para los trabajadores desplazados después de la privatización de empresas estatales. Se trata de re-definir la situación laboral de los trabajadores como provisional hasta un año y ofrece salarios correspondientes a los mínimos legales. Los nuevos "puestos de trabajo" no estarían necesariamente relacionada con la capacidad ni especialización de los trabajadores desplazados y, en la práctica, han adoptado varias formas simples de servicios públicos tales como la jardinería en parques públicos, etc. Para los trabajadores TEKEL esta medida supondría una reducción de su salario promedio mensual de 1.200 TL (aprox. 800 $) a 800TL (aprox. 550 $) y un contrato de trabajo de 10 meses sin garantía de renovación. Declarando como inaceptables estas condiciones, los trabajadores de TEKEL marcharon a Ankara y establecieron un campamento de resistencia frente a la sede de la confederación de trabajadores de los principales sindicatos, Türk-İş , y comenzaron, literalmente, a vivir en las calles, cocinar, dormir y socializar con los invitados de la solidaridad en sus tiendas hechas de tablas, envoltorios de plástico o cualquier tipo de material que podían obtener de los comerciantes locales. Las verdaderas fuentes subyacentes de los acontecimientos que condujeron a la resistencia más allá del 15 de diciembre eran, sin duda, más profundas que lo que se ha indicado anteriormente. El gobierno de Turquía ya había tomado medidas para la disolución y la privatización de las empresas TEKEL desde 1999. En 9 de diciembre de 1999 una “carta de intención” condicionada por el FMI (Fondo monetario internacional) el que incluyen directivas para desmantelar todas las ayudas públicas y planes de subvención a la economía agrícola en general, así como la privatización del tabaco, bebidas espirituosas, la cría de animales y plantas de azúcar, en particular.
El actual gobierno del AKP por fin había logrado vender las plantas de alcohol y bebidas espirituosas Tekel a un consorcio nacional (MEY) por 292 millones de dólares en noviembre de 2003. Sin embargo, en esa fecha las reservas de producción de las plantas ya estaban valorados en 126 millones dólares! Lo que es más, se sabe que la empresa ha incurrido en una compra de gran cantidad de materias primas por un total de 70 millones dólares con fondos públicos justo antes del cambio de propiedad. Además, el Estado ha perdonado la deuda existente hacia Tekel por parte de los bancos públicos y del Tesoro por un total de $ 200 millones, y también había anunciado que había asumido las indemnizaciones de jubilación de los trabajadores actuales (un total de aproximadamente otros $ 25 millones), nueve días antes de la de la privatización. Los propietarios privados de Tekel desestimaron sus "promesas" de obligación para el mantenimiento de las actividades de producción y, desde 2003, cinco de las empresas fueron cerradas desplazando de sus puestos de trabajo a 12.000 trabajadores. Estos son los trabajadores que ahora están acampados en las calles de Ankara en lucha por sus derechos y por un trabajo decente. Los resistentes de Tekel han logrado, más allá de su lucha por su empleo y los necesarios ingresos diarios, revelar la auténtica cara del AKP como verdadero partido favorecedor de la burguesía turca y mayor seguidor del interés del capital, a la vez nacional e internacional. Desde su creación en 2002, el AKP trató de mantener un carácter más allá del conflicto capital-trabajadores, y se reveló como una de las partes de la hermandad islámica basada en cemaat (creyentes) la solidaridad y la amistad. Sin embargo, desde los acontecimientos del 15 de diciembre, de repente se reveló lo que ya era conocido : desde la crisis de 2001, en Turquía los salarios en fabricación se redujeron un 25% en términos reales, los derechos sociales fueron muy limitados, y la tasa de desempleo ascendió hasta 14% bajo los efectos de la crisis mundial ( con un total de desempleo estimado en el 19% de los trabajadores ). Los trabajadores esperan el próximo movimiento del gobierno. Está en marcha una huelga de hambre y toda una serie de movilizaciones masivas del proletariado turco. Mientras, el ministro de Hacienda, Mehmet Simsek, declaró que su gobierno buscará la manera de encontrar fondos adicionales en el presupuesto para satisfacer las demandas de los trabajadores. Los partidarios de la resistencia sólo pueden dar fe de esta afirmación recordando que durante los días más álgidos de la crisis financiera de 2001 en Turquía, un total de 40 millones de Dólares (alcanzando cerca del 40% del producto interior bruto) se destinaron para rescatar a bancos en dificultades y a empresas financieras en nombre de la salud de las finanzas y a favor de la lucha contra la inflación. Pero eso, por supuesto, era otro asunto.

El re-emergente espíritu del proletariado y de la solidaridad de los trabajadores se han posicionado en la historia del movimiento obrero de Turquía. Sobre todo, ha demostrado que las revelaciones neoliberales de la llamada izquierda moderna de prescindir del conflicto entre la ideología del trabajo asalariado y el capital (lucha de clases) son una farsa completa. La historia ha vuelto a evidenciar la dialéctica real del capitalismo.

Nota: Para nuestros amigos que no son de Turquía, una buena fuente de información sobre el movimiento de la clase trabajadora turca se ofrece, en Inglés, en: http://www.sendika.org/english/

"Cesaret" (Coraje) Grup Yorum 1992


İnsanların İçindeyim

"İnsanların içindeyim
Seviyorum insanları
Hareketi seviyorum
Düşünceyi seviyorum
Kavgamı kavgamı kavgamı seviyorum
Sen kavgamın içinde
Bir insansın sevgilim
Seni seviyorum"
...
"Estoy entre el pueblo
Amo al pueblo
Amo la acción
Amo la idea
Amo mi lucha
Tú estás en mi lucha, querido
te amo"
>><<
Texto de Erinç Yeldan en http://www.sendika.org/english/
Fotografías de http://www.marxist.com/ y http://www.sendika.org/

"Nadie combate la libertad; a lo sumo combate la libertad de los demás. La libertad ha existido siempre, pero unas veces como privilegio de algunos, otras veces como derecho de todos"
(Karl marx)

2 comentaris:

I. Martínez ha dit...

Buenas Enriq,

Gracias por el peazo artículo. Tenía informaciones sobre el asunto pero no tan detalladas como las que tu vienes ofreciendo, como siempre.

Yo lo único que puedo decirte sobre la lucha de la clase obrera en Turquía, fue lo poco que vivi el año pasado durante la manifestación del 1 de mayo. Quede impresionada... y pense que era dificil ver algo asi en España.

Espero que al final triunfen en sus reclamaciones y el gobierno, ese de la libertad y la justicia, acceda a darles un salario y unas condiciones de trabajo dignas.

Un abrazo.

ENRIC ha dit...

Merhaba Isa ! ne var ?

Bueno, gracias a ti por leer esto y, vaya, por comentar (que parece que aquí mordemos y el personal no osa...).

Sí, y es que lo que no es normal es lo de aquí. Yo he vivido movimientos sindicales y manifestaciones de otros tipos en otros países y, por ejemplo en Francia, que es lo que más conozco, la gente se moviliza más, más rápido y más contundentemente cundo les ponen en peligro ciertos derechos. No quiero contar batallitas pero una vez en París me las vi negras para salir del medio de una batalla campal entre manifestantes y la CRS (que son algo así como los antiguos grises: cabreados y agresivos a tope!). El personal arrancaba, literalmente, los adoquines de St. Michel y se los lanzaban a los tipos con casco y escudo... realmente edificante...

No tengo muy claro si los sindicalistas turcos de Türk-İş van a conseguir que el gobierno haga marcha atrás (más bien lo dudo) pero es realmente encomiable toda la difusión y solidaridad que también desde otras partes de Turquía y de otros países están recibiendo. Veremos que pasa...

De momento, y siempre con un ojo mirando para allá (y también hacia Grecia -que están en una situación bien delicada-) seguiremos intentando luchar por nuestros derechos, sí, esos que cada día menguan y que, como se prevé, nos van a arrebatar definitavamente cuando el PP gane las próximas elecciones. Y es que ¡vaya un país de burros que es este!!! creo yo...¿no?...

Que un abrazo fuerte camarada.
Selamlar !