Rita Botto: "Voce di cannolo e di salso Mare Nostrum"

"Αυτό που δεν με σκοτώνει με κάνει πιο δυνατό"
"Beni öldürmeyen Beni güçlendiriyor"
"Lo que no me mata Me hace más fuerte"
Tot allò que no em mata Em fa més fort
Dimarts 26 de Gener del 2010
Martes 26 de Enero del 2010
Τρίτη 26 Ιανουαρίου 2010
26 Ocak 2010 Salı
Terça-feira 26 de Janeiro de 2010


____IMATGE DEL DIA____
"Δαιμονική " (Il.lustració: Enric)
:.:
___Rita Botto:___
"Voce di cannolo e di salso Mare Nostrum"
La música italiana goza de un prestigio internacional y, no cabe discusión alguna acerca de la calidad de sus músicos ni de su riquísima tradición folclórica que, como ocurre en gran parte de las poblaciones en toda la costa mediterránea, se nutre de instrumentistas aleccionados en bandas “de pueblo”.

Así, es fácil encontrar buenos clarinetistas, muy dignos saxofonistas o inconbustibles percusionistas en cualquier población, desde Tarifa a
İstanbul, de Beirut hasta Tanger. Cada cual con su cultura, con sus peculiaridades y matices impregnados de religiosidad, superstición y seculares tradiciones pero, al fin, englobadas todas en un sí común que las une, física y, a menudo, también conceptualmente.

Naturalmente nos referimos al Mare Nostrum, al Mediterráneo que navegamos y a través del cual vamos descubriendo esas tonalidades que en casa del vecino nos recuerdan a menudo, y certeramente, nuestra propia casa. Así, no es difícil comprender la ligazón que existe entre el cante flamenco, entre el “jondo” y las tradiciones vocales árabes del norte de África. Reconocemos algo nuestro cuando escuchamos la música Andalusí, los cantos sefardíes esparcidos por Grecia, Bulgaria o Turquía o notamos que algo se acerca velozmente cuando de repente detectamos el sonido de una Gaida, d'un Sac de gemecs o del τσαμπούνα y, curiosamente, nuestra mente trabaja con celeridad para buscar en el todos y cada uno de los matices que a vamos asimilar como propios, de nuestra cultura musical.

De esta manera, y dando por supuesta esa calidad inherente a las tradiciones del Mediterráneo, nos hace dudar acerca de esta lógica nuestro comportamiento para con ella. Es difícil comprender el porqué de nuestra debilidad ante el violento emvite de todo aquello (bueno o malo) que nos llega desde la máquina de producir anglosajona y, especialemnte, estadounidense.
A menudo me pregunto porqué nos conformamos en mantenernos viviendo en ese rol apático, olvidadizo y, de alguna manera suicida, que supone dejar de mirar qué es lo que está haciendo tu vecino para, obsesivamente, dedicarnos a consumir de forma indiscriminada la producción musical, cinematográfica e incluso, para súmmum de súmmums, gastronómicamente insana que nos invade, como quien no quiere la cosa, desde los Estados Unidos de América.

Parémonos a pensar y, siendo sinceros, reconozcamos que la mayoría de nosotros no conseguiremos aportar más de cinco nombres de cantantes contemporáneos franceses o italianos. Ni que decir que, en nuestra mayoría, no alcanzaremos la mitad de esa cifra para mencionar músicos polacos, croatas, bosnios, rumanos, marroquíes, argelinos, egipcios, israelíes o...¿turcos?...
Reconozcamos que sí, que a todos esos grupos de muchachitos con acné y todavía imberbes, que nos ofrecen ritmos fáciles y deplorables punteados de guitarra, esos que nos mastican en un inglés a menudo simplón una historia fácil y sin contenido, a esos sí los conocemos y, sin duda alguna que de ellos vamos a listar abundantemente, con fruición y sin esfuerzo alguno.
Me parece tan triste, tan absurdo y enfermizo que nos dejemos disolver en la nada perdiendo así, en un plis plas, todo ese acerbo cultural que a través de los siglos alguien se ocupo en defender, incluso a costa de poner en peligro su vida.


Para ello, como un velo suave de seda colorida, quiero hoy guiñar un ojo cómplice a aquellos que, de vez en cuando, se dejan crecer la necesidad de curiosear en lo distinto y buscar entre los sonidos viejos que sobreviven, ungidos de la pátina hermosa que dejaron en el tiempo, en la cultura y también sobre los ojos brillantes de quien se emocionó escuchando, desde otras costas, la música, lágrima de miel.
Traigo aquí la voz hermosa, matizada y potente de
Rita Botto.
Esta cantante “catanese” (de Catania, Sicilia) nos ofrece en su repertorio una amalgama de canciones, a cual mas bella, que beben de la tradición de su tierra para aportar, de forma sutil y delicada, matices llegados de ritmos jazzísticos, de suspiros arabizados y ligeras ventiscas sublimadas por el calor abrasador del sur, de lo latino y extremado sin remisión.

Escuchar a Botto enamora y esclaviza. Escuchar a Botto te hace mirar de soslayo el rincón aquel de la memoria donde arrodillada, frente al altar del viejo templo, ve sucederse los bautizos, las bodas y funerales que comportan el recuerdo mismo de lo que somos.



También puedes ver el video AQUÍ


Sones de vitalidad fiestera en un embalado, junto al puerto, con bombillas de colores iluminando las aguas vivas de nuestro mar. Ver como la piel se eriza y un escalofrío extraño nos vence...
Stranizza d'Amuri. Esa preciosa canción de nuestro bien amado, y admirado, Franco Battiato, daría título en 2004 al primer álbum de Rita Botto.
Después, en 2007, nos llagaría un doble disco “Donna Rita” y “Ethnea”, donde nuevas canciones en legua siciliana nos reconfortan y mantienen en tensión, a la ávida espera de nuevos trabajos de la artista.

En este nuevo disco Rita nos ofrece temáticas que, a través de un recorrido de composiciones y poéticos textos como “I pirati a Palermo” de Ignazio Buttitta, “L’altalena” de Antonio Marangolo o "Tirannia" de la letrista Rosa Balestrieri, queda teñida de percusiones y del modo de canto tan vivo en la trdición Siciliana.De esta amera podremos ir deshojando la flor del trabajo para cercionarnos de que nos aporta adaptaciones de temas tradicionales, un magnífico tango “Ritango”, sones cubanos en “Rosa” de los Buena vista Social Club y una hermosa canción del inolvidable Domenico Modugno, “Amara terra mia”.
Creo que Rita Botto bien merece un paseo por la red, una pequeña indagación en busca de pesquisas, de sombras y destellos que, a buen seguro, enriquecerán a aquellos que tengan a bien escuchar con calma, con tiempo y estimación el trabajo de esta gran cantante, otra de las grandes cantante de nuestro Mediterráneo, cuna, camino y tumba nuestra, indivisible, inseparable y algunas veces invivible Ak deniz, Μεσόγειος Θάλασσα, Mare Nostrum...
Escuchad si os patece conmigo la "Stranizza d'Amuri", esta extraordinaria canción antimilitarista que Franco Battiato publicó en 1979 en su disco "L'era del cinghiale Bianco" (La era del jabalí blanco) ahora interpretada por Rita Botto y protagonista indiscutible del que fue su primer lanzamiento discográfico.
Quiero agradecer también el trabajo aportado por Ligeia para la traducción desde el Siciliano de la letra. Allora, ille grazie camerata !!!
video
Stranizza D'Amuri
(Franco Battiato)
'Ndo vadduni da Scammacca
i carritteri ogni tantu
lassaunu i loru bisogni
e i muscuni ciabbulaunu supra
jeumu a caccia di lucettuli...
'a litturina da ciccum-etnea
i saggi ginnici 'u Nabuccu
'a scola sta finennu.

Man manu ca passunu i jonna
sta frevi mi trasi 'nda lI'ossa
'ccu tuttu ca fora c'è 'a guerra
mi sentu stranizza d'amuri... I'amuri
e quannu t'ancontru 'nda strata
mi veni 'na scossa 'ndo cori
'ccu tuttu ca fora si mori
na' mori stranizza d'amuri... I'amuri.a

Extrañeza de amor
(Franco Battiato)

"En el valle de Scammacca
los carreteros de vez en cuando
dejaban sus excrementos
y los moscones los sobrevolaban
Íbamos a la caza de lagartijas...
el vagón de la *circum-etnea
las sesiones de gimnasia con el Nabucco
la escuela está terminando.

A medida que pasan los días
esta fiebre me entra en los huesos
Aunque fuera hay guerra
siento una extrañeza de amor...el amor
Y cuando te encuentro por la calle
me viene una sacudida al corazón
Aunque fuera se muere
no muere esta extrañeza de amor...el amor"

*Circum-etnea: Tren siciliano que realizando un trayecto de gran valor paisajístico une las ciudades de Catánia y Risposta.


2 comentaris:

Νίκος-Εμμανουήλ ha dit...

Merhaba ve kalispera, Enric:

Comparto contigo esa tristeza profunda ante la indiferencia de que hace gala la mayoría de la gente de los países mediterráneos ante sus músicas, sus lenguas y, en general, sus tradiciones.

Esa apisonadora americana que todo lo unifica, lo iguala, lo despersonaliza, lo utiliza y lo lanza al cubo de la basura después de usarlo a su conveniencia; esa apisonadora sigue imparable su camino. Es como esas "bocaterias" y esos restaurantes nuevos, donde lo que no está "dentro del menú" sencillamente no existe. Y esa despersonalización, y esa pérdida de valores es alegremente aceptada por las propias víctimas. ¡Qué ricos y qué "fashion" vamos a ser todos! Y qué ridículos, que "paletos" aquellos que todavía ecuchan esas pobres músicas "de pueblo". Con tanta sofistificación electrónica, cómo puede valorarse a una señora que canta acompañada por un simple cabrero que toca la gaita. O, peor aún, cómo puede gustarle a alguien una señora que canta "a capella", sin acompañamiento alguno...

Por eso siempre agradeceré que hayan personas como tú y páginas como ésta, donde se mima literalmente cada manifestación de cultura popular (ya sea a través de la música, de la pintura, la arquitectura, la gastronomía, la fotografía...)

Esa maravilla de voz y de persona que es Rita Botto merece este homenaje y muchos más. Y en su nombre debemos incluir el de otras muchas personas que, en este caso, en Italia trabajan contra viento y marea para que no se pierda lo auténtico, lo tradicional, lo sustancial que hace que los pueblos sigan siendo todavía pueblos. Pueblos que se niegan a ser fagocitados por el gran monstruo.

Gracias y felicidades por este post que, como cada uno de los que nos ofreces, es un canto a la lucha (sea con fusiles o con mandolinas) de los pueblos por su supervivencia.

Una forta abraçada

ENRIC ha dit...

Kalispera kai iyi akşamlar Nikos,

La verdad es que, aparte de agradecerte tu siempre amable manera de acercarte a lo que hago y digo, me quedaría poco por decir.
Y es que stoy tan de acuerdo con lo que dices que, francamente, dicho está.
Pero bueno, me quedo con esa estampa extraordinaria que nos propones de la mujer tunicada, en pie frente a un acantilado de Limnos y acompañada de ese cabrero de piel oscura y barba áspera (alguien diría, errando, que es un egipcio de Alejandría) que sopla, como se mama un pezón, la boquilla de su Tsampouna (digamos, para ser justos, que también pestilente):

Ambos miran al mar y una bruma persistente esconde a los barcos que parsimoniosamente se dirigen hacia el Çanakkale Boğazı. Y hay marinos que, en sus delirios de raki y ouzo, dicen haber visto los guiños que la luz parpadeante del candil de Hero. Otros, ensimismados, no cesan su llanto tras ver el cuerpo de Leandro comido por les peces, flotando entre apenas unos restos de vieja tela de Izmir.
La mujer canta y es un llanto también su voz. El gaitero, con los ojos entornados, espera que la vos se quiebre, que la nota rompa como las olas en alta mar. pero no... sigue el "quejío", sigue el lamento febril que una vieja le dedica a su esposo muerto, allá en Brindisi... y se rompen y resquebrajan las notas de voz atormentada (y hay quien ahora, creyéndose perspicaz, juraría que la mujer es una gitana de Skopije, pero no, ella es lemnia y lemnia morirá) mientras regresan los marinos con las manos ensangrentadas y el azul es tan profundo que duele mirarlo.

De las palabras, de los sones, de nuestros sones y nuestras palabras heredadas no vamos a dejar cortar ni un solo acento (ni abierto, ni cerrado). Si quieren acabar con ellas tendrán, sin duda alguna, que acabar antes con el último de nosotros porque es demasiado hermoso, demasiado valioso y lleno de poder está su influjo que, algunas veces, soñamos que morimos defendiendo ese verso, esa voz de Limnos, de Diyarbakır o Lleida, de Alcoi o Siracusa.

La lucha continúa amigo. La lucha sigue...con canciones o fusiles envueltos con versos.


Un abraçada i força !!!

Görüşürüz