KADAIFI

"Αυτό που δεν με σκοτώνει με κάνει πιο δυνατό"
"BENİ ÖLDÜRMEYEN BENİ GÜÇLENDİRİYOR"
"LO QUE NO ME MATA ME HACE MÁS FUERTE
"

Dijous 19 de Febrer del 2009
Jueves 19 de Febrero del 2009
Πέμπτη 19 Φεβρουαρίου 2009
19 Şubat 2009Perşembe

___IMATGE DEL DIA___

Rainbow & Pain (Il.lustració: Enric)


____KADAIF/καταΐφι/Kadayıf Dolması
/كنافة/KANAFEH/____

La primera vez que vi una de estas delicias pensé que el pastelero había tenido un accidente y el resultado, por no desperdiciar, lo había puesto en el pequeño escaparate, junto a otros pasteles, paquetes de café y té, bolsas con azúcar lustre y dátiles que descansaban allí despreocupados, perdidos sobre la tela de terciopelo un tanto mugrienta y esperando a ser rescatados algún día por aquella alma caritativa o ese tipo siempre hambriento...
La realidad era, naturalmente, otra muy distinta. Por aquel entonces mi desconocimiento acerca de la pastelería árabe (¡y no digamos ya de la griega!) era digna de un juzgado de guardia y, como un resorte mental mi apetito se descontrolaba. Pastel que veía, pastel que me urgía catar. Así se desplegó el abanico del dulzor. Pasé por el sinuoso camino de las más extremadamente dulces y siempre vistosas, algunas veces de colores chillones, rojos encendidos y verdes luminosos, otras de masas crujientes y muy a menudo barnizadas con grandes cantidades de miel o sirope pegajoso, intensamente dulces.

Hay que decir que ese primer kadaifi que yo vi no fue el primero que comí. Cierta imagen repugnante me frenó en el preciso instante de entrar a por él en aquella tiendecita y chocar con ese olor intenso de canela, ver de sopetón el rostro miope del dependiente que dejaba descolgar unas facciones huesudas desde un fez granate y tiñoso. Las manos enjutas se entrelazaban como un penitente al orar y sus uñas, enlutadas hasta la inverosimilitud, aparecían resquebrajadas y salpicadas de masa harinosa, caramelo y pistacho. Esa instantanea que recordaré mientras viva me muestra en cada ocasión una pequeña montaña tenebrosa que recordaba a una pequeña pirámide oscura y palpitante sobre un pedazo de vaklava. Serían unas veinte o treinta moscas grandes, de esas que zumban y zumban, y comen mientras pululan nerviosas sobre el rico alimento, el triste despojo o la infecta hez.
No abundaré en mi comentario de esa escena, no pretendo acabar con el apetito del respetado lector. Solamente diré que no, que ese no fue mi primer bocado dulce, espléndido, crujiente y aromático que al día siguiente se materializó en una pastelería "com il faut". Servida sobre un papel hermoso y adornado por ligeras caligrafías recién llegadas de Siria, mimada con pinzas metálicas, impolutas y brillantes y, como debe ser, dignificada por el halo de unas manos bellas, de piel aceitunada y uñas color carmín.

Desde entonces los kadaifi son para mi como un objeto sensual que me alimenta el deseo de pecar relamiéndome, de verme, tan desnudo, pidiendo un dulce más, un beso más, un pedazo pequeño, lejano y celestial de paraíso terrenal entre ingles húmedas, pubis y pelambre, puerta abierta, túnel mágico, sexo o golosina.
No le temáis y emprendedlo sin excesivo respeto, con cariño y con el sueño, siempre presente, del placer que viviréis cuando su aroma y ese gusto pasen a ser, para siempre, parte imposible de desensamblar en vuestra mente, en vuestra memoria para la vida, para la cultura y, naturalmente, para la paz.
Sea !!

***
___Kαταΐφι / Künefe___

___INGREDIENTES:___
. Azucar.
. Agua de Azahar.
. 1 Limón.
. Mantequilla.
. Canela molida.
. Pistachos.
. Masa Kadaifi.


___PREPARACIÓN:___
1/ Prepararemos el sirope o jarabe con agua, azucar y unas gotas de zumo de limón.

2/ Es importante que el jarabe tenga un poco de consistencia, que "ligue" un poco. Unos minutos antes de apagar el fuego añadiremos un buen chorro de agua de azahar (se pude sustituir por agua de rosas u otro aroma que os guste). Una vez se haya enfriado el jarabe también adquirirá una textura más untuosa .

3/ Para pelar los pistachos los sumergiremos en agua muy caliente durante un par de minutos. Después, con un poco de paciencia, podremos sacar las pieles y dejarlos limpios.

4/ Hay que secar bien los pistachos para que después podamos molerlos sin dificultad. Para ello podemos ponerlos un rato en el horno precalentado a 100ºC o, más facilmente, ponerlos en el micoondas en cortos intervalos de tiempo, siempre vigilando para que no se nos quemen.

5/ Ha llegado el momento de preparar lo que será el relleno para nuestros Kadaif. Para ello dispondremos en una picadora los pistachos pelados, el azucar y la canela molida. Trituraremos hasta conseguir una masa manejable y pastosa.

6/ He aquí la pasta de pistacho lista para rellenar.

7/ Pintaremos con mantequilla la fuente en la que vamos a cocinar nuestros pastelitos. Es preferible poner una lámina de papel sulfurizado (que también untaremos con abundante mantequilla) para evitar que los kadaifi se nos peguen.

8/ Al sacar la masa de kadaifi de la bolsa en la que viene protegida debemos trabajas con rapidez pues esta amalgama de hilillos de pasta filó se seca con facilidad y de esta manera nos será imposible trabajarla, moldearla y rellenarla para nuestra preparación. Así, romperemos un pedazo de esa masa y pondremos una porción del relleno con pistachos (podríamos hacer esto mismo con una masa de almendras, avellanas, piñones...) y aplastaremos entorno al relleno los hilillos de filó. Debemos presionar con fuerza pues la masa se resiste a ser manipulada. Es aconsejable mojar el kadaif con mantequilla para facilitar la acción de "moldear" con la forma que deseemos darles a los pasteillos. Pueden ser alargados (como morcillas), bolas, cilindros... aquí la maña y la imaginación tendrán que trabajar al unísono.

9/ Pondremos los kadaif en la bandeja o fuente para hornear. No deben tocarse el uno con el otro (se podrían pegar) y una vez dispuestos los pintaremos bien con mantequilla antes de ponerlos al calor.

10/ Introduciremos en el horno precalentado a 180ºC y dejaremos que se vayan tostando. Poco a poco veremos que van adquiriendo un color rojizo o siena.

11/ Hay que estar permanentemente vijilando el horno y no perder de vista los kadaif. Un despiste podría suponer que se nos quemaran ¡todos!...

12/ Una vez tostados los extraeremos del horno e iremos mojándolos, en caliente, con el jarabe frío. Esperaremos un par de minutos y mojaremos otra vez con el jarabe hasta que veamos que quedan bien empapados y ya no van a absorber más.

13/ Dearemos templar y una vez estén a temperatura ambiente los introduciremos en el frigorífico. Allí tendrán que reposar al menos un par de horas. Yo aconsejo dejarlos toda una noche para que los sabores "dialoguen" y se "comprendan" .


14/ El resultado será el siguiente. Tendremos unos pasteles diferentes, con una textura suave que, de vez en cuando, nos aportará pequeños toques crujientes. El aroma del pistacho azucarado y la riquísima pasta filó de nuestros kadaif nos permitirán sorprender a nustros comensales de manera muy agradable y, a buen seguro, gozarán también del aspecto original del desorden "peludo" en nuestro postre.

15/ Estos pasteles pueden servirse solos o acompañados por una buena cucharada de queso fresco (del de untar) con un poco de miel, todo bien agitado con barillas hasta conseguir una crema ligera y espumosa. Tampoco le irá mal una bola de helado, por ejemplo, de coco o vainilla.

Es una buena idea servir café o té para que esa tarde lluviosa que se nos presentó llegue a convertirse en un espacio de tiempo muy nuestro e intransferible, ese que no recordábamos, que se nos perdió en la memoria de las tardes lluviosas e intempestivas de nuestra infancia. Hermosas tardes dedicadas a la lectura de Tintin mientras, lentamente, dábamos buena cuenta de ese plato con la merienda... el pa amb vi i sucre, las rosquillas, las torrijas o esas rebanadas de pan con Nocilla que siempre quedarán inamovibles en nuestra mente, en el ADN que conforma todo aquello que hoy somos, que hoy soñamos.

Espero que intentéis cocinar estos kadaif y que la cosa os funcione de maravilla pero, si no fuera así, siempre os quedará la oportunidad de viajar a una buena pastelería griega o árabe y pedir que os pongan una buena bandeja.
¡¡¡ Salud camaradas !!!

¡ BON PROFIT !
¡ شهيه طيبة !
¡ BUEN PROVECHO !
¡ AFIYET OLSUN !
¡ Καλή όρεξη !


aaa

8 comentaris:

dudo ha dit...

Qué hambre y qué ganas... aunque mis aptitudes como repostrera son más bien escasas, a lo mejor, quizás, puede, que un día de éstos me anime a prepararlos...
El simil del dulce y el sexo me ha encantado. Sí, yo también lo siento un poco así, como un deseo irracional e irrefrenable.

ENRIC ha dit...

Merhaba dudo,
Me alegra que te haya interesado la receta del kadaif, para la cual no es necesario tener, en absoluto, grandes experiencias existenciales en lo que a repostería se refiere y que, si encuentras la masa filó, no te supondrá ningún problema preparar en casa. Me alegra más (para que voy a negarlo) que ese instinto voraz e irrefrenable hacia el dulce sexo y el sexo dulce exista todavía entre la especie humana y que ¡vaya por dios! tú que lo conservas hayas ido a caer por estas tierras de perdición...y
muchas gracias por visitar el antro... dejo la puerta entornada...saludos... selam...

Toni Salado ha dit...

Deliciosa receta...Y sobre sexo y dulces...Ummm...Ya sabes, mi novia es turca...Tatli, çok tatli...Jajaja...Una abraçada yoldas! Görüsürüz!

ENRIC ha dit...

Merhaba Toni...viciosillo.... Jajaja !!!! Estupendo!!!! y es que las delicias turcas ¿eh?... A ver cuando nos ofreces una muestra de la dulzura de tu chica turca...çok tatlı ve çok güzel tabii... dogru mu?... per cert, hem coincidit a cal Nikos... Hummmm la Hadise... YAŞA TÜRKIYE ! YAŞA TÜRKIYE !!!
Salut company !!!... i truca-la força que hi ha molt de voltor solt per Istiklâl !!! jajaja!!!

Nikos-Emmanuel ha dit...

Merhaba ve kalispera, Enric:

Vaya, vaya... eróticos estamos hoy, ¿eh? Yo también andaba estableciendo similitudes a medida que iba contemplando las fotografías. Je,je...

¡Qué buenos con un buen "tsai"! La verdad es que estos "peluditos" me han traído hoy muy, muy buenos recuerdos.

¡Ay, la Hadise, la Hadise...! Seguro que este año tampoco te pierdes el Festival, ¿eh? Además no deja de tener cierto morbo contemplar un Eurovisión que se celebra a pocos metros del Kremlin, ¿no?

Molt bona nit i bon cap de setmana, amic!

Να είσαι καλά!

ENRIC ha dit...

Καληνύχτα ve Merhaba, Nikos:

El erotismo, la sexualidad, la carne, el pecado... ¿porqué no?...
De todos esos poetas que admiramos fue, es y será motor de creación, de vida y flujo eterno para la miel del hombre, de la mujer, de la creación... y porqué no el placer, porqué no el delirio y la locura... porqué perderse en la tiniebla de lo verdaderamente oscuro, de la fealdad en lo prohibido, de la horrorosa obscenidad de lo vedado... y ellos, mirando a través de ranuras y entre las bisagras, sucias miradas de aquellos que juzgarán... babas... lágrimas... esperma y vino... ¿y porqué no?...
Hadise nos va a poner nerviosillos a todos ¡m'hi jugo un pèsol com el mateix Puyal!... Naturalmente que no me perderé el festival (me lo "engluto" todos los años). Pero este año con más ganas, gritando Türkiye ! Türkiye !!! aunque la canción no me guste, aunque la chica lo haga así, así... pero aquí, con el pica pica de todos los años, la familia frente al TV y a "xalar", a abuchear y finalmente hacer pronósticos "expertos"... como todos los años, pero este año Türkiye, Türk,Türk !!!!
Gracias por aparecer siempre por aquí, por estar, ser, llegar, venir, mirar, decir, comprender, esperar, no juzgar, tolerar, ofrecer, entregar, regalar, proponer, escuchar, vivir... y ser mi amigo...

Selamünaleyküm yoldaşım ve iyi hafta sonlari,
Τα λέμε!

Annula ha dit...

Qué manera tan artística y literaria de describir esta escena gastronómica... jeje. Lástima que no me da mucho por la cocina últimamente, pero si algún día me aficiono a la cocina me repasaré tus interesantes recetas, como esta, de pe a pa, jijiji. ¡Saludetes!

ENRIC ha dit...

Merhaba Annula,
Me alegra "oir" tu voz una vez más por aquestas terras repletas de escollos insalvables...y cangrejos...y serpientes de mar...
En la cocina se pude gozar tanto como frete un libro de erudición rebosante... todo es empezar a creerlo y ¡zas! caes en la red, como una dorada brillante... ¡ZAS!
Espero que algún día te animes, esto estará aquí... esperando...
Saludetes, saludotes, saludenses estimada Annula,
Görüşürüz,
Τα λέμε!