MANOLO GARCÍA : Poesía del pueblo y para el pueblo

Sábado 10 de Agosto de 2008
___Vall d'Uixó 23:00 h.___

"MANOLO GARCÍA

EN LA VALL D'UIXÓ"
(La hermandad y el recuerdo,
poesía del pueblo y para el pueblo)

Noche tibia, temperatura agradable de mediterráneo veraniego.
Un río de automóviles, un río de gentes descendiendo desde el gigantesco parking público hacia la pista municipal de atletismo. Este lugar, amplio y cubierto de cesped promete ser agradable y ventilado, un lugar adecuado para un concierto a mediados del mes de agosto.


Una hora antes del comienzo (sobre las diez) la gente se hace con sus primeras cervezas y refrescos. La llegada incesante de coches (hay que decir que todo lo que tiene de bueno el aparcamiento público cercano a la pista lo tiene de "trampa" a la hora de salir pues solamente una vía estrecha haría que al finalizar el evento quedara colapsado y costara Dios y ayuda salir de la zona), la llegada, decía, presagiaba un lleno más que respetable y aquello comenzaba a caldearse.
Ambiente de hermandad, de complicidades entre los montones de latas y basura justo a las puertas del recinto. ¡Un fallo grave!. No habría costado tanto poner un par de contenedores para que el personal pudiera desprenderse de los botes vacios, los envoltorios de bocata, los vasos de plástico... pero, señores, este país se valancea siempre entre el quiero y no puedo, entre el puedo pero no acabo de saber hacerlo bien. Paciencia, calma...


Gentes con semblantes relajados (sábado, sabadete...), chiquillada variopinta. Flamenquillos, adolescentes con acné rabioso y algún porrito de más. Barbas incipientes y pechos insinuados bajo camisetas kukuxumuxu. Jovenes carrozas y maduritos marchosos. Seguidores incondicionales que vivimos los tiempos de "Mi novia se llamaba Ramón" o "Disneylandia", que acudimos a locales pequeños para escuchar las nuevas de "Los Sencillos" y "Los Burros" y más tarde presenciamos en el Estudio 54 barcelonés (sala mítica y penosamente desaparecida) el estreno de aquel grupo que marcaría una época en la música pop/rock/güai española en los 80's y 90's. Canciones que ayer rondaban nuestras mentes, que nos retrotraian a callejuelas cercanas al "Zeleste" (sala mítica y penosamente desaparecida), al casco antiguo en la cuidad condal, a borracheras sin sentido en antros oscuros del Raval, a cervecitas agradables en terrazas del barrio de Gràcia como El Café del Sol. A paseos por la Plaza Real en busca del "cacao maravillao" y de papel de fumar en algún sucio bareto plagado de prostitutas viejas en la calle Escudillers o al otro lado de la frontera, el l'Arc del Teatre: la cazalla nocturna, lo tenebroso y excitante, lo triste y pobre, la Barcelona oculta y a evitar.


Con estas premisas, con un sentimiento extraño y a más de trescientos kilometros de Barcelona el corazón comenzaba a acelerarse. Sentía una vez más aquel BUM BUM BUM!! que invade también el estómago y se suma a la tensión en las sienes, esa fiebre que aparece pocos minutos antes de que los músicos salgan a escena y que siempre, siempre hace acto de presencia dándote pié a comprender que eso, aquella luz, el aroma del tabaco que ya hace años tú no consumes, el sabor de la cerveza fría y siempre cara, la suma de los mil perfumes femeninos que acaba siendo un hedor bastante repulsivo, eso mismo, siempre te cautiva, siempre te enamora. Y más tarde el sudor, las axilas voladoras, las palmas nerviosas, los saltos obsesivos...


Pero estamos aquí, las once de la noche y un miembro del equipo sale a escena para informar que el concierto comenzará a y veinte. Todavía llega gente y no quieren que nadie se pierda el primer BOOOMM. El público se conforma. La cerveza va que vuela y el personal se mosquea con una especie de cortinas que tapan gran parte del escenario. Todos esperamos que al comienzo las retirarán sinó estamos salaos!.


23:20. Los músicos ocupan sus puestos. Manolo García aprece en escena y el show comienza.

Tras un repaso a canciones de "Arena en los Bolsillos" de 1998 como "San Fernando","Viernes", "Como quien da un refresco", o la misma "Arena en los bolsillos". Paseo bien aceptado por el público de temas incluidos en el trabajo "Para que no se duerman mis sentidos" del año 2004 : "Si te vienes conmigo", Una tarde de Sol", "En una playa calma" y la que dió nombre al disco "Para que no se duerman mis sentidos"... Maravilloso !!. Energía a raudales, poesía saltarina que se desplaza de un lado al otro del escenario sudando, corriendo, meneando el soporte de micro como un poseso. Una bailarina de danza contemporanea acompañaba los compases. Las guitarras eléctricas tiroteaban al público feliz, caliente ya, entregándoses minuto tras minuto al buen hacer de Manolo.


La segunda parte del concierto abarco temas del último disco "Saldremos a la lluvia". Alegato lleno de sinceridad con letras pro ecológicas, y ritmos griegos.
Falló la "inexcusable" ausencia del intérprete de Lira Cretense que yo soñaba con ver tocar en directo. En algunos momentos fue sustituida por un violín pero, francamente, no es lo mismo!. Vaya!


"Saldremos a la lluvia", "Morder el polvo", o "No estés triste" se barajaron con canciones clásicas de El último de la fila como "Insurrección" (muy celebrada por el público) o "El loco de la calle" (apoteósica).
"Barras de bar, vertederos de alcohol,
os enseñe mi trocito peor,
retales de mi vida, fotos a contraluz,
me siento hoy como un halcón,
herido por las flechas de la incertdumbre"


El concierto duró dos horas y tras la insistencia fanática del personal, una simpatía sin límites de Manolo García y su banda (excelentes músicos) nos regaló una hora más de canciones que se fueron sucediendo sin apenas pausas.

El final de los finales, tras haber desaparecido de escena en dos ocasiones despidiéndose "de verdad" resultó ser a base de varias rancheras clásicas como "El Rey":

"Yo sé bien que estoy afuera
Pero el día en que yo me muera
Sé que tendrás que llorar.
Llorar y llorar".

En definitiva fué una noche emotiva, una carga de energía y, porqué no decirló, un ruru en mi interior que abrió ventanitas al pasado sin dejar de admirar a ese gran artista que con cincuenta y tres añitos se menea como Miguel Rios en sus mejores tiempos. Otros, con una década menos a la espalda no aguantariamos ni un sólo round sin caer K.O. ante nuestra propia frustración.


¡Échale!

"Una piedra en el camino

Me enseño que mi destino era rodar y rodar

(Rodar y rodar, rodar y rodar)

Después me dijo un arrielo

Que no hay que llegar primero

Sino hay que saber llegar"


___HASTA LA PRÓXIMA___


Buenas Noches
Bona Nit/ καληνύχτα /Iyi Geceler






3 comentaris:

Paulilla_ ha dit...

Ante todo, disculpa por no haber contestado antes al comentario que dejaste en mi blog hace justo un mes, espero que lo recuerdes... fue algo así como una crítica (constructiva espero) a cerca de mi falta de gusto musical, o por lo menos eso entendí yo...

Así que aquí viene la respuesta que espero no sea mal interpretada y sirva para acercar posturas ;)

En tu comentario me dices que te sorprende que una persona que "se ve amante de lo estambulí" no haya incluido ciertos artistas turcos en su perfil de blog y sólo tenga un par de entradas.
La respuesta es sencilla, ese perfil, lo hice como una guía de mis gustos, sin profundizar, sólo es un esbozo de lo que me gusta ya que no me fijo en los perfiles sino en los contenidos de los blogs (es lo que de verdad importa y para eso están). Para mí, el perfil es totalmente secundario.

A partir de ahí, me sorprende bastante tu frase final "creo que he llamado al timbre equivocado..." Bueno, si por no poner ciertos artistas en mi perfil soy el timbre equivocado, leyendo entre líneas que "no tengo ni idea" de lo que hablo, la crítica deja de ser constructiva. Al igual que, también me sorprende otra frase con la que te refieres a mis otros gustos musicales: "de los otros mejor no hablamos". La respuesta hasta se puede ejemplificar: a ti te gusta Manolo García, a mi no. Por eso no te critico ni pienso que tienes un gusto mediocre, simplemente tu gusto es diferente al mío. Ésto trasladado al tema por el que te escribo sería algo así: Estambul es una ciudad maravillosa, por sus olores, sus sonidos, sus gentes, su cultura , por todo lo que me hace evocar y por otros preciosos grandes y pequeños detalles que siempre quedarán en mi mente y en mi corazón... si por no poner más músicos/autores turcos en mi perfil todos estos sentimientos quedan reducidos, según tu criterio, a la nada... creo que te estás equivocando.

Dicho esto, que sólo espera ser una pequeña aclaración... espero que podamos seguir escribiéndonos a través de nuestros blogs, para poder seguir recordando una ciudad que, dentro de nosotros, está muy por encima de si se ha completado lo suficiente o no un perfil.

Buenas noches y un sincerlo saludo.

ENRIC ha dit...

Buenas tardes Paulilla, Merhaba!
Siempre, siempre, esperaré que no te haya ofendido mi comentario. Solamente un comentario de un ser anónimo, de un tipo y “avant”xiqueta. Yo ya entiendo que los comentarios, a la usanza más burguesilla han de ser correctos, saludables como una mazana, digamos "lights". Ya entiendo que un cierto tono corrosivo no gusta, que siempre es preferible que te escriban para decirte "huy, que chulada tu texto de hoy""vaya que interesante todo eso que cuentas...". No practico ese deporte cuando algo no me encaja. Me reitero en solicitar tus disculpas si te ofendí pero creo (tan solo lo creo) que esos autores, artistas, genios que parecen gustarte tal vez, y solo tal vez, pincharían en hueso con más dureza. Visconti (creo que te gusta mucho Muerte en Venecia), Orhan Pamuk (me encanta y me hiere) y hasta Becker antes de rodar Good Bye Lenin, todos! hubieran dado un brazo por una copia de "La pasíon turca", naturalmente para orinar encima. Si Wilde levantara la cabeza (y solamente es una opinión, claro!) potaria sobre la portada del esperpéntico relato "topicazo" de la vida y milagros de Desideria Oliván y la Turquía estereotipada, mentirosa y calumniosa que recrea Gala en su obra nunca, nunca, nunca digna de codearse con Wilde, Visconti, Becker o Pamuk.
Con perdón o sin perdón (mejor con perdón) sigo pensando que me equivoqué de timbre. Sigo pensando que alguien que ama una ciudad como Istanbul (que casi es una "cultura" y pone en la cabecera de su blog -"medio de expresión pública"- una foto del Bósforo ¡Waw!) o ama un país "realmente" desconocido tiene el deber moral de cantar sus excelencias, de ensalzarlo, criticarlo, desmenuzarlo, recrearlo y, sobretodo, de darlo a conocer. Los otros, de los que yo creo que es “mejor que no hablemos”, de esos ya están “rajando” todos los días, a todas las horas en los 40 principales y emisoras parecidas: Los Pixies, Radiohead, la Winehose... y dale y dale...(mira, a mi la Winehouse me gusta un montón).
Naturalmente tú eres libre (solo faltaría) de apreciar lo que te guste. Naturalmente que lo respeto (aunque deberías probar un poco más a Manolo García, uno de los mejores músicos españoles, con una trayectoria brutal que ya quisieran muchos "peleles" de esos que suenan diariamente por la radio. Entiendo que con tu edad no has vivido todo eso pero bueno, tampoco has vivido a los Beatles y ahí los trienes -psssss, tómalo como una sugerencia, no te me vayas a ofender ¿eh?). Wilde, Pamuk y La pasión turca "chirrían" en un mismo pack pero claro, allá tú. Tú tienes derecho a hacer con tus gustos lo que te plazca y yo tengo, en este mundillo bloguil, derecho a opinar y decirte que no me cuadra.
Respecto a Istanbul, bueno, creo que hay mucha Istanbules distintos. Tú fuiste a uno y yo a otro.
Yo si creo que el "perfil" es un poco (también) el espejo del alma.
Saludos y hasta la vista.
P.S. No tengo problema (incluso me provoca curiosidad) en seguir tu blog. Eso sí, siempre que lo actualices de vez en cuando ¿O.K.?
Iyi akşamlar ve görüşünüz.
Buenas noches y hasta la vista "Paulilla modernita".

Toni Salado ha dit...

Enric! Ya he vuelto de Grecia y Chipre. Vaya, veo que el verano está calentito, pero que todo tiene arreglo con buenos refrigerios...jejejejeje...Pasate por mi blog que he dejado unas fotillos...Geia sou!